7. El Monasterio del Cuervo (II)

7. El Monasterio del Cuervo (II)

MEMORIA DE PAPEL

El monasterio del Cuervo porta una de las señas de identidad de Benalup como pueblo, a pesar de estar a cargo del Ayuntamiento de Medina Sidonia y de que sus tierras sean de dominio privado.

Era costumbre que se personara en el lugar de los hechos un representante de cada uno de los contendientes. Para la donación de los terrenos del Cuervo el portavoz de la ciudad de Medina recogía en su puño una mínima porción de tierra que entregaba en mano a su homónimo carmelita en una ceremonia simbólica que corría paralela a la firma de los documentos oficiales. Igualmente simbólico resulta hoy en día el horario de visitas reducido a los miércoles en caso de colectivos o grupos y al último sábado de cada mes para los particulares. En este ejercicio de recrear la historia salen a flote troncos de mi infancia almacenados en el arroyo de la memoria. La casa de campo de mis abuelos en Las Lagunetas servía de excusa para que toda la familia se reuniera los domingos en torno a ese paraje idílico embrujado por el río Celemín. Nuestras piernas jóvenes se acostumbraron a caminar hacia el Cuervo. Un carril de tierra de unos tres kilómetros nos ponía en contacto con carrascas, encinas, madroños borrachos… para detenerse bajo la sombra de un molino antiguo y apagar la sed de una caminata en las corrientes transparentes de los recuerdos.

Me hierve la sangre a borbotones con ese cantar dormido que las aguas cristalinas del riachuelo acunan, con ese mudo rumor de los pájaros en mis oídos, con esa naturaleza despierta a la ternura y a los olores. Tan sólo queda ascender por un camino empedrado que se tumba en una llanura amurallada donde se eleva el edificio. Bebí aguas ferruginosas y subí por las escaleras de caracol para enredarme en sus escalones. No suelo ir los domingos al campo, pero, si lo hiciera, no podría visitar el Cuervo, no podría reencontrarme con esa infancia secuestrada entre los escombros del tiempo, muerta entre los brazos de piedra del monasterio.