MORENO, CARMEN. ASFALTO BÍBLICO (CÓRDOBA. 2002)

MORENO, CARMEN. ASFALTO BÍBLICO (CÓRDOBA. 2002)

Las lecturas se escriben bajo el espíritu crítico de su adecuación a la realidad. Carmen Moreno Pérez se adentra en el libro sagrado como homenaje al poso de cultura que nos ha legado la historia. Comienza con una versión peculiar del génesis donde el corazón no sabe de ciencias, sino que conoce el dolor del sentimiento. El paso del tiempo se nos escapa de las manos al igual que el goce de los pecados. La vanidad sube a escena en los placeres, en la sabiduría y en las riquezas. El amor se deja entrever en todos los aspectos de la vida. La sabiduría es una manera de amor como otra cualquiera. El amor no tiene edad y sigue latiendo mientras exista un mínimo resquicio de aliento, de vida: Huye de las malas compañías, / de las que son capaces de amar / a cambio de nada.

La mujer aparece como una manzana de carne y hueso bajo la advertencia de: no beses con el alma.

El hombre cae rendido ante el poder invencible de la seducción. El amor tiene sus propias dobleces y la brisa muere de amor ante la ausencia del amado. La Biblia corre hacia nuestros tiempos y los personajes bíblicos desfilan por este paisaje moderno entre semáforos y claxons: Juan Bautista, Jonás, Herodes, Judas. Finalmente se recrean epístolas o cartas destinadas a los sentimientos nobles del ser humano para acabar en el Apocalipsis. La vida está hecha para los que se rebelan ante ella, para aquellos que no se conforman con el tipo de vida que se les ha asignado.