ENTREVISTA REALIZADA POR ALEJANDRO PÉREZ GUILLÉN A JOSÉ RUIZ MATA

ENTREVISTA REALIZADA POR ALEJANDRO PÉREZ GUILLÉN A JOSÉ RUIZ MATA

ENTREVISTA REALIZADA POR ALEJANDRO PÉREZ GUILLÉN A JOSÉ RUIZ MATA

1.- ¿Desde cuándo sintió el gusanillo de la escritura? 

Cuando era pequeño, al mundo que me tocó vivir no lo comprendía, me hacía daño; la crueldad de un niño con otro, a veces, no tiene límites, la de algunos mayores con los críos tampoco; la realidad que vivía en la calle, en el colegio, en mi familia, a parte de mi abuela, me causaba en ciertos momentos un indefinible dolor. Por eso, al llegar la noche, en la cama, me inventaba una realidad diferente, una realidad que yo pudiese controlar y no me hiciera daño; no hacía falta que yo fuese un héroe, me bastaba con que mi visión no me lastimara. Tan profundamente sentía mi nueva realidad, tanto me dejaba convencer por ella, que cobraba más fuerza que lo verdaderamente vivido.

2.- ¿Qué consejos le darías a un joven que quiere ser escritor?

Mi consejo, si es que puedo tener el atrevimiento de aconsejar a nadie, esto es como el ciego que guía a otro ciego, es que lea mucho, sobre todo a los clásicos; que aprenda de ellos en cómo plantean sus escritos, cómo aparecen los personajes, el estilo, la profundidad y, fundamentalmente, en cómo aman la literatura.

3.- ¿Cómo era el niño José Ruiz Mata? ¿Hay una anécdota de su infancia que lo haya marcado?

De pequeño era un niño de lo más normal, aunque un tanto rebelde con lo que no entendía y algo travieso. Aunque en el fondo creo que era tan inocente que casi todo el mundo me daba coba, me la siguen dando.

4.- ¿Hay en su pasado algún adulto que le haya inculcado el amor por los libros?

No, la única que ha aportado algo a mi amor por los libros fue mi abuela materna, que me contaba muchas y preciosas historias.

5.- ¿Qué diferencias ves a simple vista entre la composición de un cuento y la creación de una novela?

El cuento es un solo tema tratado desde un único punto de vista, de ahí su brevedad e intensidad. La novela debe tener un único tema, pero enriquecido con aportes laterales que le otorguen diferentes enfoques, variantes sobre una misma idea que le tribute al escrito una pluralidad que le lleve a desgranar las posibles facetas.

6.- ¿Tienes alguna manía a la hora de escribir?

No tengo manías, aunque sólo empiezo a escribir cuando tengo toda la novela en mi mente.

7.- ¿Qué nos puedes decir del mundo editorial?

Las grandes editoriales son un negocio como otro cualquiera, el que crea lo contrario se engaña. Entre las pequeñas existen muchos valientes que se arriesgan y gastan su tiempo por amor a la cultura.

8.- ¿Se puede vivir de la literatura?

La literatura no debe ser el medio para nuestro sustento, ya que puede conllevar el supeditar nuestra producción a los intereses económicos y para ser un buen escritor es conveniente ser libre. Yo cambiaría la frase de vivir de a por vivir para la literatura.

9.- Es el director de la revista Tierra de nadie, ¿cómo comenzó ese proyecto? 

El proyecto comenzó cuando unos amigos nos reunimos y vimos la necesidad que teníamos de hablar de literatura. Decidimos que nuestra revista debería estar al alcance de cualquier persona que le interesase la literatura, no sólo de los técnicos, por eso nuestros temas y enfoques son divulgativos.

10.- El talud de cristal es su primer libro de cuentos, ¿qué nos puede decir de él?

Que lo quiero como mi primer hijo literario, aunque si tuviese que volver a escribirlo lo haría de otra manera. O quizás no, creo que tiene la frescura de la juventud y el atrevimiento de quien se lanza por primera vez, y eso es positivo.

11.- Más tarde se adentró en la novela, ¿qué ingredientes debe tener una novela para que deje contento tanto al autor como al lector?

De un texto literario debemos pretender principalmente dos objetivos: que entretenga y que nos plantee preguntas o respuestas a este complejo mundo en el que nos movemos los humanos. Demasiados libros sólo buscan entretener y eso creo que es un fraude. El escritor no debe ser un mero contador de historias. El escritor está obligado a tener una ética definida, aunque esta no sea la aceptada por la sociedad, si no entrará en contradicciones, se perderá y extraviará al lector. También debe tener una visión lo más completa posible del Universo, de otra forma nunca creará su pequeño universo dentro de sus narraciones, ya que al no estar bien cimentado se desmoronará. Además, pienso que el escritor debe tener un compromiso con la sociedad sino, aunque tenga mucha técnica, estará vacío.

12.- ¿Qué lecturas le acompañaron en la cuna?

Como a casi todo el mundo, los cuentos clásicos y los tebeos.

13.- ¿Qué autores le han marcado para siempre?

Creo que Frank Kafka, Benito Pérez Galdós, Miguel Delibes, Gustave Flaubert, Naguib Mahfuz, Jean-Paul Sartre, Máximo Gorki, Hermann Hesse, entre otros.

14.- ¿Qué autores, a pesar de ser reconocidos, no encajan con su manera de ser?

Los autores que escriben al reclamo de los mercados, esos de los llamados best-seller.

15.- Al estar siempre en contacto con la literatura, ha tenido tiempo para conocer a personalidades significativas en el mundo de las letras, ¿con quién se queda?

Me quedo con los que son buenas personas indistintamente a que sea más o menos famosos. Recuerdo a Ignacio Soldevila, Carlos Álvarez, Antonio Martínez Menchén, José Luis San Pedro, José Saramago, Francisco Morales Lomas, Manuel Gahete, María del Valle Rubio, Rosa Díaz, Julio Asencio y otros más que, aunque no los menciono, también me son gratos.

16.- La literatura, ¿le ha dado o le ha quitado amigos?

La literatura me ha otorgado buenos amigos, tú mismo eres un ejemplo de ello, me ha brindado la posibilidad de reencontrar antiguas amistades y me ha facilitado tener muchos amigos anónimos que me saludan afectuosos por la calle. La literatura no me ha aportado enemigos, los que tengo son a causa de las ideas.

17.- Su primera novela El hombre que nos acompaña está ambientada en Jerez. ¿Por qué esa ciudad? Al mismo tiempo se centra en la vida cotidiana de la gente normal. ¿Es fácil escribir una historia donde lo extraordinario sea claramente el día a día de un grupo de personas?

El hombre y sus circunstancias son universales, por ello, lo que le ocurra a un hombre en una aldea perdida puede representar a toda la humanidad, es el escritor el que tiene que saber contar las historias y atender a lo que es importante en el comportamiento del ser humano como tal. Elegí Jerez para mi novela por ser una ciudad que conocía, así como creo entender el carácter de su gente; para qué perderme en ciudades desconocidas por muy de moda que estén. Mis novelas no son de héroes ni antihéroes, a mí me gusta hablar de la gente corriente, de esa que supuestamente no tiene nada que decir; pero puedo asegurar que su existencia es muy importante, puesto que el mundo es en su mayoría gente anónima. La historia de la humanidad la escriben los vencedores, pero la viven la gran masa del pueblo. ¿Crees que hay algo más extraordinario que fijarse en el vivir de cada día con sus ilusiones y fracasos? Estoy cansado de leer novelas de personajes tan exóticos que son irreales, de mujeres y hombres de alta posición económica o política que no representan más que a los sueños de los que no se contentan con la existencia que les ha tocado. No quiero tener lectores que necesiten foguear sus frustraciones sino aquellos que le quieren dar un sentido a la vida.

18.- En su novela conjuga la crudeza de la vida de unos personajes junto a cierta dosis de ternura hacia ellos, ¿cómo se consigue ese equilibrio?

El equilibrio se consigue analizando la vida real, donde nadie es inequívocamente malo ni absolutamente bueno. Nuestra existencia es dura pero tierna al mismo tiempo. Además, necesito dar esperanza; al escribir creo un universo que no es el real, es el mío, es el que me sirve para soportar este mundo que me parece injusto. Lo importante es que el lector vea creíble esta realidad mía.

19.- La mano que aprieta aborda la trama de una novela policíaca, ¿qué rasgos debe presentar este tipo de novelas para no ser una más de las que salen a escena continuamente?

La mano que aprieta es una novela de crítica a la sociedad actual, vista desde el humor para que sea más llevadera. Cuando un novelista escribe una historia en la que sólo se da la intriga, desde mi punto de vista queda coja, sólo va a entretener al lector; en cambio, si se utiliza los medios de la novela policíaca para desarrollar un tema sobre el comportamiento humano, la historia toma otra dimensión. Si una novela no soporta dos lecturas, es porque en la resolución de los misterios se queda toda la historia; no existe ni el gozo literario ni la búsqueda de información sobre la naturaleza del hombre. En el fondo, una buena novela no es más que un ensayo de filosofía puesto de una manera más entretenida.

20.- En la novela El muro reivindica las ganas de luchar de una mujer inmersa en el devenir histórico de España del siglo XX, ¿qué importancia tiene la historia en su vida y en su literatura? 

Si queremos saber el porqué somos como somos, tanto como personas que como sociedad, no tenemos más remedio que recurrir a la historia; ella nos da las claves para entender muchas de las circunstancias actuales. Ello explica que le dé importancia a los momentos históricos en mis novelas; aunque es también una forma de enfrentarme a la Historia oficial, que a veces está trufada de intereses poco fiables, sin tener que discutir demasiado. Un período importante de la historia reciente de este país fue la llamada Transición, algo que coincide con el despertar del feminismo y el desarrollo de la clase media.

21.- Indeciso abril enfoca el tema del amor en la estación más propicia. ¿Crees en el amor a primera vista? ¿Has hecho alguna locura por amor?

Las locuras más grandes, las más bonitas y de las que nunca uno se arrepiente, se hacen por amor. Qué sería el mundo sin el amor. En el enamoramiento a primera vista creo que hay más de capricho, de atracción física o de deseo, que de amor. Éste es más paciente en su nacimiento, pero qué duda cabe que si no existe ese primer flechazo difícilmente florecerá el verdadero amor. Todos hemos hecho, afortunadamente locuras por amor, desgraciado el que no pueda decir esto.

22.- Ésdelis, el guardián del fuego es una novela donde el joven protagonista se ve envuelto en una aventura de misterio en torno a la catedral y en una aventura de amor que lo lleva a ser más valiente de lo que la realidad le exige. Es una novela en la que el autor da un voto de confianza a la juventud de hoy en día. ¿Qué valores han de tener los adolescentes de ahora?

La moral se ha confundido demasiadas veces en este país con la religión y religión en España es sinónimo de catolicismo. Quien no sea católico, apostólico y romano es calificado sin remedio como degradado, además de como amoral. En la actualidad, cuando la Iglesia va en retroceso por su poca adaptación a la época y por la evolución del pueblo, se acusa a la juventud de no tener moral, de que no se le está educando en valores. Sí, la juventud tiene una moral y una ética bien definida, lo que sucede es que a los que aún permanecen en los conceptos morales anteriores, les faltan las referencias para verlos; estos sólo entienden el binomio: valor moral igual a valor religioso. En la actualidad existen jóvenes entregados a unas causas por el bien de la humanidad y llevan una vida consecuente con ello. Ponemos por caso a los ecologistas, a los antisistemas, al movimiento 15 M, a los diferentes voluntariados, a tantas ONGs, que no están bajo mandato de ningún partido ni religión.